Basura nuestra de todos los días

Por: Ana Aguilar.

Tragantes sucios, desechos tirados en las banquetas, bolsas, helados, ricitos, cajas de jugos, latas y demás. El escenario que le sigue puede predecirse: en invierno las calles se inundarán por el colapso de los tragantes y, luego de unos días o semanas, probablemente cuando ya no llueva, la municipalidad enviará empleados a que saquen la basura de los drenajes que comparten las casas.

Puede que las inundaciones se deban a la mala educación de la gente que arroja desperdicios a las calles, los cuales van a parar a los tragantes y que hacen casi imposible el paso de aguas residuales por las tuberías.

 

CUANDO SE INUNDA

La misma historia se repite cada temporada lluviosa en las colonias Bendición de Dios I y II, aldea La Comunidad, zona 10 de Mixco. El lugar más afectado es la 31 calle y 4a.avenida. Es solamente un pequeño tramo que mide aproximadamente 37 metros, donde el agua puede llegar a los cuarenta centímetros de alto cuando llueve a cántaros.

 

Ambas colonias quedan en terreno plano, pero esta calle recibe el agua de las que están en terreno más elevado. “Cuando se inunda, la gente ve pasar mucha basura entre el agua. Siempre es lo mismo: platos, botellas, cajas, bolsitas”, comenta Elías Marroquín.

 

CONTROL DE LA BASURA

Los vecinos pagan a la empresa Transporte de Basura (TRANSBA) para que recoja los desechos de cada casa los lunes, miércoles y viernes. El servicio es irregular los días festivos como Navidad, Año Nuevo y Semana Santa.

 

Cada casa paga Q40 exactos al mes por el servicio; los jóvenes que recogen la basura pasan cada fin de mes a cobrar y a dar un recibo. Al acumularse dos meses de mora, la atención se deja de prestar.

 

La Municipalidad de Mixco también envía empleados a limpiar las calles, pero solamente realizan su labor en las vías principales de La Comunidad, y no entran en las numerosas colonias a recolectar desechos. Entonces, este trabajo queda en manos de TRANSBA.

 

Sin embargo, esta empresa no resuelve el problema por completo: no todos los vecinos pagan el servicio, y la basura de quienes no pagan lo hacen va directo a las calles y a los drenajes, o es quemada en terrenos baldíos o en las banquetas.

 

“Yo trato de tener una caja de cartón junto a mi tienda, para que la gente que se queda comiendo cerca pueda tirar la basura, pero he visto a muchos lanzándola en la calle”, dice Diego Sajbin, tendero de la abarrotería Santa Ana.

 

Dora Aguilar, recolectora municipal, cuenta un poco de su experiencia. “Yo trabajo de seis de la mañana a tres de la tarde, y pareciera que cada día hay más basura que el día anterior”, cuenta. “Principalmente después de fechas festivas… la gente celebra en la calle y deja su basura ahí”, explica. “Salimos con varios costales, y normalmente los llenamos todos”, añade.

19238361_1363791407001902_1545445726_o
Camión de Transba. Fotografía: Ana Aguilar.

LOS DRENAJES

En el invierno de agosto de 2004, durante la primera gestión edil de Amílcar Rivera, fueron dadas las órdenes de instalar drenajes generales en las colonias, después de una inundación que afectó a más de cincuenta viviendas, ocasionada por las excesivas lluvias, la falta de drenajes, tragantes y la falta de pavimento. Antes de esta acción, las aguas residuales de las casas daban a la calle, y no había lugar alguno en el que la lluvia pudiera encontrar camino para salir.

Durante los últimos meses de 2004 y los primeros de 2005, fueron creados los drenajes, y se pavimentó. Esto logró que el nivel del agua bajara para el invierno, para no afectar las calles, pero los drenajes fueron afectados por la basura desde su instalación.

 

“Si no fuera por los vecinos que limpian de vez en cuando los tragantes, cuando tienen tiempo y pueden, estos se taparían más y los niveles de agua serían similares a los que teníamos cuando no estaba pavimentado”, comenta Miriam Ixcoy, tendera.

19358908_1363791277001915_14723673_o
Tragante con considerable cantidad de basura, lodo y maleza, después de una noche lluviosa.
Fotografía: Ana Aguilar.

LA BASURA QUE NADIE SE LLEVA

En las colonias viven aproximadamente trescientas familias, de las cuales, la mayoría paga el servicio de basura. Quienes no, como fue ya mencionado, la queman o la tiran a la calle esperando a que los trabajadores municipales (quienes no entran a las colonias) se la lleven. O, peor aún, que la lluvia se encargue.

 

Son las familias de escasos recursos quienes no pueden dar una cuota de Q40 mensuales para la recolección de desechos, pues esta cantidad puede significar uno, dos o tres tiempos de comida para una familia numerosa.

 

“Es una situación difícil e injusta, porque por la gente sucia se tapan los drenajes y nos vemos afectados todos cuando llueve. Nosotros pagamos nuestra basura y ellos no, y nos afecta por igual. Justos pagan por pecadores”, expresa Ixcoy.

19358898_1363791707001872_1535732200_o
Basura tirada un lunes en la mañana, después de que el camión de TRANSBA pasara por La Bendición de Dios I.
Fotografía: Ana Aguilar.

DEBAJO DE LOS CARROS

La situación se complica cuando hay basura que no puede ser alcanzada por estar debajo de vehículos. Muchos, normalmente, son utilizados durante el día, pero los que no, sirven como un tipo de basurero clandestino, pues la gente tira basura debajo de estos y nadie la saca porque nadie la ve. Después lloverá, y esas cajitas, bolsitas y platos desechables se irán al drenaje.

 

“Yo barro la banqueta de la tienda y lavo, recojo algunas bolsas de ricitos que encuentro, pero no puedo barrer toda la colonia, ni puedo alcanzar con la escoba a sacar todo lo que está debajo de los carros estacionados afuera de las casas”, comenta Sajbin.

 

Muchos de estos automóviles están estacionados a escasos metros de algún tragante, pues hay aproximadamente seis tragantes por calle, ambos lados: en las esquinas y en las banquetas.

19264014_1363791127001930_1162751927_o
Debajo de un automóvil, localizado en una esquina: plástico, vidrio y duroport.
Fotografía: Ana Aguilar.

POSIBLES SOLUCIONES

El comité de vecinos ha generado asambleas en numerosas ocasiones para discutir sobre la basura y lo que esta genera cuando es tirada en las calles; cada persona, en época lluviosa, ha tenido que soportar los estragos. La solución siempre es la misma: seguir pagándole a TRANSBA, y procurar no tirar basura en las calles. Una meta casi inalcanzable, por la costumbre ya arraigada en la gente.

 

Otra que se han planteado, según cuenta Ixcoy, es contactar al actual jefe edil, Neto Bran, para que su servicio de limpieza de calles sea extendido hasta adentro de las colonias, pero “es solamente una idea que se nos ha cruzado por la cabeza”, dice.

 

Mientras tanto, el invierno llegó en junio de 2017, sin que se hayan tomado otras medidas para el tratamiento de estos desechos. Quedará esperar temporada con aguaceros, tormentas tropicales e inundaciones (no se ha registrado ninguna en lo que va del año en ambas colonias, pero normalmente se dan en agosto). Una postal más, en el que la basura verá la forma de impedir que el agua encuentre su camino y salga de las calles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s