Trasplantes detenidos, vida detenida

1149770_644115588954329_1493718307_o.jpg

La Fundación de Asistencia Médica y Ocupacional para la Recuperación del Enfermo Renal (AMOR) y La Casa de Cuidado Renal San Pio de Pietrelcina asisten aproximadamente a 200 personas semanalmente, ofreciéndoles terapias de hemodiálisis a pacientes que sufren de Insuficiencia Renal Crónica o IRC. Anualmente efectúa, con ayuda del Centro Hospitalario La Paz, 25 trasplantes renales a pacientes que lo requieran.

FUNDACIÓN DE AMOR

Iniciada por Annelisa Castillo, paciente renal trasplantada, fue legalmente constituida por el Acuerdo Gubernativo 054-99 del Gobierno de Guatemala, y está especializada para dar asistencia médica tres veces por semana a pacientes de escasos recursos que no pueden pagar sus tratamientos (cada hemodiálisis cuesta alrededor de Q15 mil) y las medicinas aproximadamente Q10 mil mensuales.

Según un informe de auditoría realizado en 2015 a Fundación de AMOR, tomado de la Contraloría General de Cuentas, del Gobierno reciben anualmente Q5 millones que se distribuyen en medicinas y utensilios para hemodiálisis, así como para el pago de personal y servicios. También reciben ayuda de donadores particulares, suma que puede llegar hasta los Q14 mil anuales. Para las terapias de hemodiálisis el gobierno gasta alrededor de Q370 por cada tratamiento; es decir, que por cada paciente el gasto es de más de Q1 mil por semana.        

La Fundación Infantil Ronald McDonald apoya monetariamente a dicha organización para los trasplantes renales pediátricos, los cuales están a cargo de la nefróloga pediatra Maribel Patal. Por otro lado, en 2014 la empresa Cofiño Stahl realizó un aporte monetario a la Fundación de AMOR, patrocinando diez trasplantes.

ASISTENCIA MÉDICA DETENIDA

Según el médico nefrólogo de la Fundación de AMOR, Franz Castillo, desde diciembre de 2016 los trasplantes se han detenido debido a la falta de presupuesto, lo que ha llevado a los pacientes a pedir dinero en las calles para costear sus laboratorios previos al trasplante.

Luego del trasplante, la atención médica era otorgada a los pacientes durante un año  de manera gratuita, ahora después de los 3 meses de trasplante un paciente debe pagar sus laboratorios y, si no hay medicamento, debe costear su tratamiento para mantener la función del nuevo riñón de manera apropiada.

Uno de los requisitos para ser atendidos en la Fundación AMOR es ser paciente de la Unidad Nacional de Atención al Enfermo Renal Crónico (UNAERC), entidad de salud que trabaja en conjunto  con la fundación ya que ambas instituciones velan por el cuidado de las personas con daño renal irreversible.

Según Castillo, “algunos pacientes nunca han puesto un pie en UNAERC”, y se refiere a ellos como los VIP. “La esposa del embajador ruso recibe tratamiento aquí, y no es paciente de UNAERC”, señala. “Otros pacientes son familiares de los trabajadores de la Contraloría General de Cuentas o del Ministerio de Finanzas; algunos alcaldes también acuden y son recibidos para quedar bien con ellos y de alguna manera recibir algún tipo de recompensa por la terapia recibida”, comenta.

Castillo muestra su frustración con respecto a los privilegios que ciertas personas reciben, por ser familia de alguien importante. “Un paciente que no tiene carné de UNAERC no puede ser atendido. Una vez, una niña cuyo trasplante falló no fue aceptada en la fundación, y los padres la llevaron a casa para que muriera allí”, comentó. 

Sergio del Cid, técnico en hemodiálisis, menciona que uno de los motivos por los cuales la Fundación ayuda a personas ajenas a UNAERC es para el beneficio que obtendrán después. “Privilegios con los que los pacientes solo soñarían son dados a personas que no necesitan tratamiento gratuito ya que poseen los medios para obtenerlo”, declaró .

Del Cid comenta que existe un acuerdo con UNAERC, el cual consiste en otorgar medicamentos y transporte por la noche a aquellos pacientes que tienen salida a las 11 pm. “Se supone que este servicio de bus era para los pacientes, pero ahora es utilizado para situaciones totalmente ajenas a el propósito”, indica.

ATENCIÓN A LOS PACIENTES

“La comida que se les sirve a los pacientes es mala”, dice Castillo. “La nutrición y alimentación es calculada por una prepotente estudiante de nutrición, y la cocinera, quien por la avanzada edad ya no llega a cocinar como lo hacía antes, gana Q20 mil al mes. Le llevan el pago a su casa”, señala.

Del Cid remarca que la atención a los pacientes cuando están en hemodiálisis no es la adecuada, pues las máquinas que se utilizan ya cumplieron su vida útil pero no han sido cambiadas. “Los técnicos tenemos que ingeniárnoslas con lo que hay, pues tampoco compran repuestos para las máquinas, las cuales ya cumplieron su vida útil”, menciona. “Esto es muy peligroso, pues si la máquina no funciona correctamente puede que no detecte cuando un coágulo pase al torrente sanguíneo, y puede provocar una obstrucción en las venas”, indica.

FONDOS

El Estado, a través del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS), otorga Q5 millones anuales a la Fundación AMOR. Según un informe de auditoría de la Contraloría General de Cuentas que examinó el cien por ciento de los ingresos recibidos, durante el período comprendido del 01 de enero del año 2014 al 31 de diciembre de 2015, la fundación percibió la cantidad total de Q9,351,821.62, cifra que representa el 93.53% de la cantidad total (Q10 millones exactos entre los dos años); Q 648,178.38 quedaron pendientes de recibir. Eso hace que, de Q5 millones correspondientes para cada año, solamente se hayan entregado un aproximado de Q4 millones 676 mil quinientos.

Las donaciones por parte de personas individuales o empresas llegan a sumar hasta Q15 mil anuales, dinero que también se añade al presupuesto. El dinero, según se indica en el anexo 2 del mismo informe de auditoría de la Contraloría General de Cuentas, no se entrega de una vez,  éste se envía a la Fundación de manera periódica.

 

En 2014, los fondos se entregaron  de manera mensual en marzo, abril, mayo, junio, agosto, noviembre y diciembre; en 2015, estos fueron recibidos únicamente en marzo, abril, agosto y noviembre.

¿EN QUÉ SE GASTA?

La Fundación de AMOR invierte principalmente en productos medicinales y farmacéuticos, adquiridos con fondos del Estado. En el 2015, la suma de los costos de las medicinas fue de un total de Q2 millones 382 mil 79. Asimismo, durante los dos años evaluados, publicó y gestionó 33 eventos mayores de Q10 mil y menores de Q90 mil en Guatecompras, sistema de información de contrataciones y adquisiciones del Estado.

Según el Anexo 6 del informe de auditoría de la Contraloría General de Cuentas, se detalla que el dinero durante 2014 y 2015 fue invertido en:

-Estudios socioeconómicos

-Protocolos en proceso

-Protocolos nuevos

-Cirugías de explante

-Cirugías de implante renal

-Colocaciones de catéter y fístulas

-Nefrectomías

-Donaciones de medicamentos de inmunosupresión a pacientes nuevos

-Banco de inmunosupresión

-Retiros de catéteres o fístulas arteriovenosas

Según lo que pudimos ver en la tabla de egresos, los dos lugares donde la mayoría del dinero es ejecutado son el Banco de Inmunosupresión (más de Q2 millones anuales) y en las cirugías de trasplante renal (más de Q1 millón anual).

La Fundación de AMOR atiende a un promedio de 200 personas semanalmente pero solamente 25 trasplantes son realizados cada año; no todas las personas optan por un trasplante. Uno de estos cuesta alrededor de Q180.000 en el sector privado. Eso significa que, con el presupuesto anual aproximado de Q1,162,479.01, cada trasplante le cuesta Q46,499.16 al Estado.

El Director de la Fundaciòn AMOR, el nefròlogo Lucas Penagos comenta que para el mes de diciembre del año en curso se espera que tanto los trasplantes, como la atenciòn para los pacientes de la consulta externa y hemodiálisis se normalicen; sin embargo, por las anomalìas encontradas en las auditorías realizadas por la Contraloría General de Cuentas, no se le puede dar seguimiento a los casos médicos.

Con el apoyo de la Cruz Roja de Guatemala y la UNAERC, la Fundaciòn de AMOR provee de consultas y terapias renales.  Ambas entidades se encargan de proporcionar a los pacientes los tratamientos que sustituyen la función renal, en la Cruz Roja se encuentran 20 máquinas de hemodiálisis que dan terapia a varios pacientes referidos de la Fundación de AMOR.

La fundadora Anelissa Castillo afirma que las terapias renales se siguen proporcionando pero no con la normalidad que los pacientes necesitan. Muchos de ellos son referidos a hospitales públicos por que las màquinas no son suficientes y algunas no funcionan de manera apropiada. “Es un alivio poder contar con el apoyo de otras entidades, mientras nosotros arreglamos los asuntos legales. Esperamos reanudar  la atenciòn lo màs pronto posible”, finaliza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s