Silenciosa y letal enfermedad

Insuficiencia Renal Crónicaciencia

 

La Enfermedad Renal Crónica (ERC) o Insuficiencia Renal Crónica (IRC) es una pérdida progresiva e irreversible de las funciones renales, cuyo grado

de afección se determina con laboratorios en sangre y orina.

 

Los riñones pierden su capacidad para eliminar desechos, concentrar la orina y conservar los electrolitos en la sangre. La diabetes y la hipertensión arterial son las dos causas más comunes y las responsables de la mayoría de los casos.

 

Según el Doctor Franz Castillo, médico de la unidad de nefrología del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), esta enfermedad es silenciosa y en la mayoría de los casos no presenta síntomas hasta estar en una etapa muy avanzada.

En algunos pacientes los síntomas varían, confundiéndose con enfermedades como indigestión, gastritis y enfermedades del sistema nervioso.

 

Son pocos los pacientes que presentan síntomas cuando la enfermedad inicia. Cuando esta afección está en una etapa avanzada los más evidentes son: fatiga, náuseas y vómitos, cansancio, mareos y problemas de concentración, falta de apetito, hinchazón en tobillos, pies y piernas, retención de líquido y anemia.

 

Según datos proporcionados por la Doctora Maribel Patal, nefróloga pediatra de la Unidad Nacional de Atención al Enfermo Renal Crónico (UNAERC), una de cada cien personas padece de esta afección.

 

Cada día se atienden en UNAERC entre 15 y 20 pacientes que son referidos de los hospitales nacionales, entre ellos se encuentran niños y adolescentes entre las edades de cinco a 17 años. Patal comenta que esta es una enfermedad que puede afectar a cualquier persona, independientemente de su edad, sexo y color de piel.

 

Tratamientos

El Doctor Lucas Penagos afirma que existen tres terapias que sustituyen la función renal, los cuáles son:

Diálisis Peritoneal, Hemodiálisis y Trasplante renal. Estos le proporcionan una buena calidad de vida al paciente, permitiéndole realizar

la mayoría de sus actividades diarias sin mayor complicación.

 

La diálisis peritoneal consiste en introducir líquido de diálisis a la cavidad peritoneal, utilizando el peritoneo para filtrar y limpiar la sangre. El peritoneo es una bolsa delgada y semipermeable que se encuentra en el interior del abdomen. Durante la Diálisis Peritoneal los desechos y el exceso de agua se eliminan de la sangre al pasar por el peritoneo. La solución de diálisis se introduce en el peritoneo y al hacer contacto con el, limpia la sangre mediante un fenómeno llamado difusión.

 

La hemodiálisis consiste en filtrar el exceso de líquidos y las sustan-

cias tóxicas del organismo mediante el paso de la sangre del paciente por un filtro, este tratamiento se lo debe realizar el paciente en una unidad especializada de hemodiálisis tres veces por semana, este proceso  dura entre tres y cuatro horas.

 

El urólogo Jorge Wong, comenta que el mejor tratamiento es el trasplante renal, ya que, este revitaliza al paciente otorgándole una calidad de vida aún mejor que los dos tratamientos anteriormente mencionados.

 

El trasplante renal puede ser de un donante vivo, ya sea un familiar o alguien ajeno al paciente, siempre y cuando este cumpla con los requerimientos médicos, y de un donante cadavérico cuando la causa del fallecimiento ha sido por muerte

cerebral.

 

Este tratamiento requiere de la ingesta diaria de medicamentos inmunosupresores, para que las defensas del cuerpo no rechacen al

nuevo injerto provocando fallas.

 

La mejor manera de prevenir esta enfermedad es teniendo hábitos alimenticios saludables, practicar ejercicio con regularidad, disminuir el consumo de sal, consumir 8 vasos de agua al día y acudir al médico por lo menos de dos a tres veces al año, para así lograr evitar esta afección.

 

En Guatemala existen entidades que proporcionan información y ayuda al enfermo renal, tales como la Fundación de Asistencia Médica y Ocupacional para el enfermo Renal (AMOR), y la Fundación para el Niño Enfermo Renal (FUNDANIER).

 

Annelisa Castillo enferma renal y creadora de la Fundación AMOR comenta que ella junto a su equipo de médicos, técnicos de hemodiálisis y personal administrativo otorgan el  tratamiento adecuado a pacientes que requieren terapia de sustitución renal, y todo esto es posible gracias al presupuesto que el gobierno da cada año y a donaciones que reciben.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s