Los misterios de Utah, Estados Unidos

El parque nacional Canyonlands, Utah, Estados Unidos, ha sido estudiado por científicos desde hace décadas sin poder desvanecer las incógnitas más desconcertantes, como las pinturas rupestres en las rocas que aparentemente representar encuentros con extraterrestres.

Por la erosión del suelo causada por el río de Colorado y sus afluentes dieron lugar a uno de los  paisajes más hermosos del planeta. Sin embargo, en sus peñascos se esconden misterios sin tener respuesta alguna en la actualidad.

Una parte del suelo del lugar está cubierta de una delgada capa compuesta de un extraño material negro y brillante. El origen de esta sustancia es una incógnita, ya que no es un material conocido en el planeta Tierra.

La científica de la Universidad de Colorado, Carol Cleland, ha hecho varios estudios sobre esta capa en la superficie y afirma que puede tratarse de microorganismos vivos totalmente desconocidos por los seres humanos, manifestando que el problema es que la tecnología con la que se cuenta ya que no puede detectarlos porque poseen ADN absolutamente diferente al nuestro, por  lo que se piensa que se trata de una forma de vida distinta.

Pero lo más inquietante es que el único parecido de esta capa se encuentra en el suelo del planeta Marte. En ambos casos los microorganismos tienen componentes de hierro y magnesio, junto con material orgánico. Desde la NASA creen que la presencia de esta superficie en Marte fue provocada por procesos biológicos

Es muy difícil explicar cómo ambas superficies pueden tener una composición tan idéntica. El misterio se hace más grande si consideramos que en este parque existe una serie de figuras rupestres: extraños símbolos que se encuentran dibujados en las rocas y que datan de miles de años atrás.

Se creía que estos pictogramas habían sido realizados hace 10 mil años, pero las últimas investigaciones demuestran  que su data es de 2 mil años. Existen 25 bocetos rupestres, ubicados en el cañón Horseshoe, están plasmadas en un panel de roca de 61 metros de largo y 4,6 metros de alto, de muy difícil acceso. Son representaciones de seres extraños, de gran tamaño, con ojos grandes, animales y  otros incomprensibles.

Si se las ve en forma completa, parecieran ser la recreación de una escena en la que las figuras más humanas parecen encontrarse con otras cuyo aspecto parece impreciso. Estas figuras enigmáticas abren un nuevo abanico de interrogaciones: si el arte rupestre reflejaba aquello que los pobladores veían, ¿a quién o a qué representaban estos pictogramas extraños? ¿La escena habla sobre un encuentro con seres de otro planeta? ¿Cuál es su relación con los microorganismos desconocidos que están sobre el suelo? ¿Estamos ante una pista sobre presencia alienígena?

Las preguntas siguen sin resolverse, pero los científicos continúan intentando descifrar estos enigmas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s