Cuando nuestro futuro muere de hambre

Es molesto saber que en este momento en nuestro país  Guatemala más de un niño muere de hambre a cambio de eso muchos criminales reciben el alimento diario.

Así como el corrupto señor presidente y sus secuaces el grupo organizado más peligroso del país, que ni ellos, ni los suyos sufren desnutrición. Estos que no cumplen con velar por el bienestar del pueblo no les interesa que el mejoramiento de la nutrición de la niñez de un país;es una inversión económica a largo plazo. Estos que solo velan por sus intereses y el de sus aliados; han olvidado que están para servir al pueblo no para servirse del él.

Y los religiosos todos hablando del amor de Dios, del amor a Jesús, del amor al prójimo, de lo importante que es amar. Y es que seguramente a ellos Dios les brinda el pan de cada día, pero que de aquellos que el Altísimo no les provee. ¿Acaso no están ellos para terminar la obra de Dios en la tierra? parece que han olvidado aquel versículo que dice: ¨ En esto conocemos lo que es el amor; en que Jesucristo entregó la vida por nosotros. Así también nosotros debemos entregar la vida por nuestros hermanos, si alguien posee bienes materiales y ve que su hermano está pasando necesidad, y no tiene compasión de él ¿Cómo se puede decir que el amor de Dios habita en él? Queridos hijos, no amemos la palabra de labios para fuera, sino con hechos y de verdad.¨1 Juan 3:16.

A los oligarcas sin duda alguna entre todos los peores, a estos delincuentes de cuello blanco se les debe el atrasó del país el problema que fue es y será hasta que haya una verdadera revolución o sea el fin del mundo; la soberanía de la minoría sobre la mayoría. Al mantener a la gran mayoría en la pobreza e ignorancia estos aseguran una mano de obra barata o sea explotación. Eternalizando así el lazo que existe entre la pobreza y el hambre. Estos que tienen el verdadero control del país probablemente nunca sabrán que es morir de desnutrición o pasar hambre aunque hambre sienten y con un apetito de poder y dinero que no puede ser saciado.

El Estado que con sus leyes y derechos, consiente que en los sistemas penitenciarios el alimento se les brinde a los prisioneros sin que este haga algo para ganárselo. Mientras tanto muchos de los infantes de este país trabajan de sol a sol para poder ganarse el sustento. Sin embargo, ante los organismos estatales, bien está velar por los derechos a los delincuentes, pero ¿qué de nuestra niñez que sufre de mal nutrición? pareciera que han olvidado la ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia PINA en especial los artículos 9 y 11 donde dicta, ARTICULO 9. Vida. Los niños, niñas y adolescentes tienen derecho fundamental a la vida. Es obligación del Estado garantizar su supervivencia, seguridad y desarrollo integral. Los niños, niñas y adolescentes tienen derecho a la protección, cuidado y asistencia necesaria para lograr un adecuado desarrollo físico, mental, social y espiritual. Estos derechos se reconocen desde su concepción y el ARTÍCULO 11. Integridad. Todo niño, niña y adolescente tiene derecho a ser protegido contra toda forma de descuido, abandono o violencia, así también a no ser sometido a torturas, tratos crueles, inhumanos o degradantes. Y que más cruel e inhumano que dejar que nuestros niños mueran de hambre.

Él estado al permitir que esto suceda no solamente está incumpliendo con las obligaciones adquiridas con nuestra infancia sino que estas cometiendo un delito atroz.

A los civiles, a nosotros ¿acaso no nos da incertidumbre? ¿Cómo podemos vivir de esta manera, en que nos hemos convertido? ¿Qué somos? ¡El dolor ajeno no es más que eso, ajeno! pongámonos en el lugar de esos padres que contemplan como mueren sus hijos a causa de no tener que darles de comer. Cuando nos daremos cuenta que tenemos que actuar como humanos y ayudarnos los unos con los otros es necesario un cambio porque ante eventos de tal magnitud el no hacer  o decir algo, es un delito. ¿Sin embargo, nosotros qué hacemos? Solo nos quejamos de la pobreza, de la inseguridad, del gobierno, de esto del otro. Mas no notamos que el cambio está en nosotros y que ha llegado la hora de quitarnos la venda de los ojos y no permitir a grupos que su único interés es enriquecerse a costa de nuestro país retengan o lleguen al poder, porque ¨el poder lo tiene la mayoría y la mayoría es el pueblo¨.

En Guatemala nacen alrededor de 1,000 niños y niñas por día, más de la mitad de ellos se volverán desnutridos crónicos en nuestras manos queda cambiar esto. No permitamos que el futuro de nuestra patria muera de hambre. ¨Porque un país con hambre, es un país sin paz¨

Fuentes: La Biblia, Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia PINA, http://www.unicef.org/guatemala

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s