Descubren rana prehistórica

Científicos descubren rana de hace 68 millones de años, del tamaño de una pelota hinchable de playa con un mordisco podía devorar pequeños dinosaurios. Su nombre científico es Beelzebufo ampinga. Según un estudio publicado por un equipo de científicos de la Universidad Estatal Politécnica de California en Pomona (California) y la Universidad de Adelaida (Australia) en la revista Scientific Reports.

 Usando sus similitudes con las ranas actuales Ceratophrys, los científicos han detallado el pasado de este voluminoso anfibio, que era mucho mayor que cualquier rana que podamos ver en la actualidad.

También conocida como ‘rana diablo’, la Beelzebufo ampinga medía más de 40 centímetros de largo y pesaba alrededor de 4.5 kilogramos. Iba ataviada con una poderosa armadura (ampinga) y una hercúlea y ancha mandíbula. Los científicos creen que debió ser la rana más grande jamás vista. Los expertos emplearon sus conocimientos sobre las ranas conocidas para determinar la fuerza de la mordedura.

“A diferencia de la gran mayoría de las ranas que tienen mandíbulas débiles y habitualmente consumen pequeñas presas, las ranas cornudas emboscan animales tan grandes como ellos mismos – incluyendo otras ranas, serpientes y roedores, y sus poderosas mandíbulas juegan un papel crítico en agarrar y dominar a la presa”, comenta Marc Jones, coautor del trabajo.

El método de escalado usado para determinar la fuerza de mordida de estas ranas, uniendo la fuerza de la mordida al tamaño del cuerpo y de la cabeza, es también consistente con los resultados encontrados para otros animales, incluyendo peces, reptiles y roedores.

Así, al extrapolar los resultados de la fuerza de mordida al tamaño de la boca de la Beelzebufo, con unos 15.4 centímetros de ancho, los científicos identificaron una fuerza de mordida de hasta 2.200 Newtons (alrededor de 224 kg). Esto es, la fuerza de su mordisco sería comparable a la de las actuales tortugas toro.

“Con esta fuerza de mordedura, Beelzebufo habría sido capaz de someter a los dinosaurios pequeños y juveniles que compartían su entorno”, expone Jones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s